Rogatorias

Buscar...

Categorías

Archivo de noticias

22/2/09

Festividad del Beato Álvaro de Córdoba

Domingo VII del Tiempo Ordinario

Lecturas: Isaías 43, 18-19.21-22-24b-25 // Salmo 40 // 2 Corintios 1, 18-22 // Marcos 2, 1-12

Imagen del Beato Álvaro de CórdobaEste domingo, después de celebrar jueves, viernes y sábado, el triduo en honor al Beato Álvaro, es la solemnidad de nuestro titular. Son 8 años los que han pasado ya desde la inauguración de nuestra parroquia. Ocho años en los que cada domingo próximo al 19 de febrero, hemos gozado con la fiesta del Beato Álvaro.

El Beato Álvaro es un personaje insigne de la historia de la Iglesia de Córdoba, en nuestra ciudad es venerado por todos como San Álvaro, pero todos sabemos que técnicamente para Roma, sigue siendo Beato, de ahí el nombre de nuestra parroquia. San Álvaro, nació en Zamora a mediados del siglo XIV Y en 1368 ingresó en la Orden de Predicadores. Fue profesor en el estudio general de San Pablo de Valladolid, maestro de teología en Salamanca y confesor de la reina Catalina de Lancaster y del futuro rey Juan II de Castilla. Después de peregrinar a Tierra Santa e Italia (1419) para conocer de cerca la reforma de la Orden de Predicadores realizada por el beato Raimundo de Capua, inició la reforma de la Orden en España fundando el convento de Scala Coeli en la sierra de Córdoba, cuna de la reforma. Es nombrado por el Papa Martín V superior mayor de los conventos reformados de toda España. También en Scala Coeli instauró el primer Via Crucis que se conoce. La devoción popular le ha llamado santo desde su misma vida. Murió el 19 de Febrero de 1430.

Contemplando estos brevísimos datos de su biografía, intuimos la grandeza de alma y de vida de San Álvaro. Fue un hombre que tiene un profundo encuentro con Dios en su peregrinación a Tierra Santa, le cambia por completo su vida y se entrega radicalmente a la santidad. Reforma la Orden de Predicadores en España, reforma que quiere ser un volver a las exigencias radicales de los comienzos. Exige en sus conventos vivir la regla santamente, siendo casas de profunda oración y de predicación incansable de la Salvación.

El beato Álvaro gozó de gran prestigio por su predicación, elocuente, teológica y sobre todo acompañada de una vida coherente. Vivía toda la comunidad de las limosnas que el beato Álvaro conseguía en la ciudad, a la que bajaba andando, diariamente para predicar, celebrar y pedir.

Mirad, nuestra parroquia también ha nacido fruto del deseo de santidad de un barrio, un barrio que desde los inicios de la parroquia ha respondido masivamente a los actos que en ella se celebran, demostrando así su fe y su deseo de vida cristiana. Nuestra parroquia también se sustenta con los donativos que cada persona que participa en ella comparte cada fin de semana, estos donativos nos están permitiendo pagar la "letra mensual" del préstamo solicitado para la construcción del templo y para costear todas las mejoras y los gastos de mantenimiento del mismo. Pero sobresale de una manera especial, los donativos generosos que esta feligresía ha dado para los más pobres en las distintas campañas realizadas en la Parroquia: DOMUND, MANOS UNIDAS, HOGAR DEL TRANSEUNTE, PALMERAS, SEMINARIO, etc.

Cuando este domingo celebramos la gran solemnidad de nuestro titular, estaremos celebrando de verdad, la fiesta de una comunidad viva, joven, creyente, ilusionada, participativa y generosa. Nuestra comunidad parroquial tiene que seguir el ejemplo del Beato Álvaro y vivir lo que nos proclama Cristo en su Palabra. Os invito, como párroco, a rezar los unos por los otros, para que crezca en nosotros nuestra pertenencia a la Parroquia, para que crezca día a día, nuestro vivir cristiano, que cada día seamos más y mejores cristianos.

Como padre y pastor de esta comunidad, en comunión con Emiliano nuestro vicario parroquial, quiero pediros que no desfallezcáis en estos duros momentos de vuestros compromisos y colaboraciones con la parroquia. Ahora más que nunca, necesitamos un hogar de referencia donde encontremos acogida, calor divino, cercanía de Dios. Un hogar donde podamos acudir a ponernos en la presencia de Dios y reconfortados por su Gracia, salir de nuevo a vivir la dureza de la vida diaria. Sabemos que es duro pero es posible, podemos crecer como cristianos y como parroquia.

En este día de fiesta para nuestra parroquia pido al Señor por todas y cada una de las personas que la forman. Por todas las personas que viven en nuestra feligresía, que se sienten participes de la parroquia y las que no. Creyentes y no creyentes, pido a Dios por todos, para que nos bendiga, nos ayude, nos ilumine y proteja de todo mal.

Imploro del Altísimo mi más ferviente BENDICIÓN para todas las personas de la parroquia Beato Álvaro de Córdoba. Gracias por estar siempre ahí, por vuestro amor y vuestra entrega.


Tomás Pajuelo. Párroco

2 comentarios:

  1. Muchas gracias por todo, Tomás, que Dios os bendiga también a nuestros sacerdotes, a los actuales y a los anteriores, por quienes Le damos las gracias de todo corazón.

    ResponderEliminar
  2. Un feligrés del Beato22 de febrero de 2009, 10:46

    Estimada Parroquia:
    Yo le pido al Señor, por intercesión del Beato Álvaro de Córdoba, que nos ayude a ser una comunidad humana, donde la caridad y la sencillez sean nuestro peregrinar y meta al camino de la santidad.
    Que nuestra humanidad, tan perdida en estos últimos tiempos, renazca como un río que brota el agua de la vida.
    Que Dios os bendiga y felicidades a toda la Parroquia.
    Un feligrés del Beato.

    ResponderEliminar

Desde la afinidad o la discrepancia, pero siempre con respeto, te animamos a participar.

Por unas mínimas bases de hermandad, afecto y consideración, los comentarios anónimos inapropiados serán borrados.